El contrato de alquiler es un acuerdo entre arrendador (propietario) y arrendatario (inquilino) y viene regido por la autonomía de la voluntad, es decir por la voluntad de las partes. Por lo que, las cláusulas de un contrato de arrendamiento se convierten en imprescindibles y necesarias para regular las consecuencias jurídicas diversas, y como no, también para establecer la regulación en caso de incumplimiento del contrato de alquiler.

Hoy vamos a explicar de forma breve, el que hacer ante un incumplimiento del contrato de alquiler, ante situaciones diversas:

·      El inquilino que decide romper unilateralmente el contrato sin que se haya puesto fin al plazo del contrato o se haya demorado en el pago puede ser demandado por el propietario y éste tiene derecho a reclamarle una indemnización (el juez se encargará de establecer la cuantía exacta en caso no haber acuerdo entre las partes). Por lo tanto, el propietario tendrá derecho a reclamar una indemnización.

·      El propietario que decide romper unilateralmente el contrato, incluso en caso de causas mayores, no puede abandonar el piso unilateralmente porque se considera incumplimiento de contrato y está obligado a abonar la indemnización correspondiente. Por lo que el inquilino tendrá derecho a demandarlo en vía judicial y percibir una indemnización.

 

¿Es posible terminar el contrato de alquiler antes de tiempo, es decir, antes de que finalice el contrato?

La respuesta es afirmativa, pero siempre esta supeditada al cumplimiento del ordenamiento jurídico, a falta de acuerdo entre las partes.

En el caso de que el inquilino desee abandonar la vivienda por cambio de domicilio, este debe avisar al propietario con un plazo mínimo de un mes antes de que finalice el año de contrato. En caso contrario, también existirán consecuencias por el incumplimiento del contrato de alquiler.

Es importante saber que si las partes no han pactado nada, se entenderá que el contrato tiene una duración de 1 año.

La misma regla se aplicaría para aquellos contratos que tienen una duración indefinida.

La ley también da un beneficio al propietario, y es que una vez pasado 1 año de alquiler no se prorroga el contrato si el propietario necesitara el inmueble para destinarlo a vivienda permanente para sí mismo o sus familiares en primer grado de consanguinidad o por adopción o para su cónyuge en los supuestos de sentencia firme de separación, divorcio o nulidad matrimonial.

Si necesita resolver cualquier duda, hazlo aquí.

 

– LEGEX LEGAL – DESPACHO DE ABOGADOS